Circularidad & Food Design: cambiar la manera en que concebimos, producimos y consumimos los alimentos

Mayo 31, 2024

En un mundo donde la preocupación por el medio ambiente son prioridades globales, el diseño se ha convertido en un aliado importante en todos los procesos de producción e innovación. La búsqueda de alternativas sostenibles y la adopción de prácticas circulares están dando forma a la manera en que concebimos, producimos y consumimos alimentos y, al mismo tiempo, desde la granja hasta la mesa, la circularidad y la sostenibilidad están emergiendo como principios rectores en el diseño de alimentos.

Llamamos circularidad al concepto de cerrar el ciclo de vida de los productos, minimizando el desperdicio y maximizando el valor de los recursos. En el contexto de los alimentos, esto implica un enfoque holístico que abarca desde la producción agrícola hasta la gestión de residuos. En lugar de seguir un modelo lineal de producción y consumo, donde los alimentos se cultivan, procesan, consumen y desechan, la circularidad busca crear sistemas donde los recursos se utilicen de manera eficiente y se reutilicen en la mayor medida posible.

¿Cómo se incorpora esto al proceso de diseño de alimentos?

El diseño de alimentos abarca una serie de enfoques orientados a promover la sostenibilidad en toda la cadena alimentaria. La agricultura regenerativa, por ejemplo, promueve prácticas agrícolas que regeneren los recursos naturales, como la tierra y el agua, en lugar de agotarlos. Se centra en la mejora de la salud del suelo, la captura de carbono y la conservación de la biodiversidad.

En la cocina, donde comienzan la transformación y el futuro, el uso de ingredientes sostenibles que minimicen el impacto ambiental y promuevan la biodiversidad también es un método que incorpora la circularidad en el sistema alimentario. Esto puede implicar el uso de cultivos locales y orgánicos, así como la exploración de fuentes alternativas de proteínas, como insectos o algas.

Reducir el uso de envases plásticos y optando por materiales biodegradables o compostables, también se solucionan otras problemáticas que eran más frecuentes en el sistema alimentario. A través del diseño de envases eco-amigables se cierra el ciclo de los materiales y se va solucionando otra problemática que antes era más latente que ahora.

Motivando la educación y fomentando el conocimiento también se pueden diseñar alimentos de manera circular: Si como empresas difundimos y fomentamos una conexión más consciente entre los consumidores y los alimentos que consumen, permitiremos que la alimentación consciente se convierta en costumbre y esto, además de traer beneficios nutricionales para la población, reducirá las pérdidas de alimentos y el desperdicio . Esto puede lograrse mediante la educación sobre la procedencia de lo que comemos, la promoción de dietas más sostenibles y la reducción del exceso de oferta alimentaria.

¿Beneficios?

La adopción de enfoques circulares en el diseño de alimentos ofrece una serie de beneficios tanto para el medio ambiente como para la sociedad en su conjunto. La reducción del desperdicio alimentario es solo una de las muchas ventajas que podría traer, pues al diseñar sistemas que minimicen el desperdicio y aprovechen al máximo los recursos, se reduce la presión sobre los sistemas alimentarios y se conservan los recursos naturales. Además, los sistemas alimentarios circulares son más resilientes frente a los impactos climáticos y las crisis económicas, ya que están diseñados para adaptarse y recuperarse rápidamente. Adicionalmente, la promoción de dietas más sostenibles y la utilización de ingredientes saludables contribuyen a mejorar la salud de las personas y del planeta, lo que otorga ventajas a nivel social y mejora considerablemente la calidad de vida; facilitando de cierta manera la innovación en la búsqueda de soluciones sostenibles en el diseño de alimentos.

No obstante, a pesar de los avances en el diseño circular de alimentos, todavía existen desafíos significativos que deben abordarse y solucionarse para que el sistema alimentario integre la circularidad en todos sus procesos. La necesidad de una mayor colaboración entre los actores de la cadena alimentaria, la mejora de la infraestructura para la gestión de residuos y la educación del consumidor sobre prácticas alimentarias sostenibles son solo algunos de los retos que trae el diseño circular en la industria alimentaria.

El diseño de alimentos circular no solo se trata de crear productos más sostenibles, sino de transformar toda la manera en que concebimos y nos relacionamos con los alimentos. Es un llamado a la acción para repensar nuestros sistemas alimentarios, nuestros métodos de producción y, a su vez, los productos que consumimos. En ImasD creemos en que juntos avanzamos más rápido hacia un futuro más saludable y equitativo para todos; es por eso que siempre estamos aquí para aclarar dudas, compartir conocimiento y acompañar tu marca en el desarrollo de sus mejoras e innovaciones. Si quieres conocer más sobre nuestros procesos de food design, haz clic aquí.

Shopping cart0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0