Construir la marca de adentro hacia afuera.

Por: Marcela Arango
Febrero 25, 2021

¿Alguna vez han conocido a alguna persona que tiene un negocio y simplemente desde su forma de vestir, sus hábitos o la manera en la que hablan, reflejan todo aquello que la marca quiere transmitir? ¿O han notado que con los años, algunas organizaciones comienzan a perfilar a sus empleados de tal manera que éstos tienen similitudes entre sí desde su forma de ser y actuar?

 

Esto se debe a que las marcas y negocios comienzan su construcción desde el interior. No son únicamente el producto o servicio que ofrecen hacia afuera, éstos deben reflejar lo que son desde las personas, los espacios y su cultura. TODO es la marca y TODO es un medio para transmitir su propósito, su esencia y sus valores. Para construir negocios exitosos es importante trascender del pensamiento de que las marcas son un logo, unos colores y unas tipografías. 

 

Escuchamos ejemplos de cómo grandes compañías como Netflix, Pixar o Google, logran empoderar y construir equipos sólidos incluso cuando estos son de miles de personas y se encuentran en diferentes partes del mundo. ¿Cuál es la clave? Una cultura organizacional fuerte, consistente y coherente construida desde el entendimiento de lo que es y no es la marca. Las palabras que usamos, el diseño y distribución de nuestras oficinas, la forma en la que atendemos una llamada, las actividades y rituales de equipo o la entrega de un producto, son detalles que tienen el poder de darle significado a la esencia de la marca.

 

Al tener muy clara la marca en el interior incluso se tendrá un mayor criterio y poder de decisión a la hora de elegir con qué tipo de empresas crear alianzas y colaboraciones, a qué tipo de eventos asistir, cómo crear estrategias de relacionamiento y hasta filtrar de manera eficaz el tipo de personas que conformarán los equipos.

 

Un gran aprendizaje que hemos obtenido en ImasD, es que las marcas se viven. Desde los procesos de trabajo que realizamos continuamente dentro de las empresas, hemos logrado percibir e identificar que la cultura organizacional se vive desde la manera en que los equipos y personas interactúan entre sí, toman decisiones, cómo retroalimentan o aportan sus opiniones a los procesos, el trato hacia sus proveedores, en fin, las marcas son todas sus oportunidades de interacción.

 

Para concluir, el branding y la construcción de marca son disciplinas que requieren de la activación constante de los 5 sentidos para estar completamente conscientes de cómo las personas están viviendo las marcas y qué es lo que están percibiendo de ellas.