Lanzar no es sinónimo de conquistar

¿Cómo diseñar productos en el contexto y momento adecuado?

Por: Marcela Arango
Noviembre 25, 2021

En muchas ocasiones hemos escuchado la frase: “Si no existe la necesidad en el mercado, créala”, y bajo esta premisa han nacido muchos productos y servicios exitosos que incluso han marcado la historia. Pero, ¿es realmente aplicable para todo? ¿Cómo las marcas podrían determinar si un lanzamiento será adoptado de la manera esperada con anticipación?

El mundo de las ideas, las marcas y sus lanzamientos es complejo y cuenta con un alto grado de riesgo e incertidumbre. Los métodos de diseño y mercadeo que se han ido creando y posicionando con los años son una gran herramienta para guiarnos en estos procesos y “disminuir” los errores, pero éstos tampoco nos brindan las respuestas en un 100%. La verdadera respuesta la encontraremos en aquel momento en que las personas decidan cómo reaccionar a aquel producto que estamos ofreciendo o cómo conectarse (o no) con aquella marca que estamos comunicando. 

En estas reacciones y sensaciones frente a un producto nuevo pueden influir muchas cosas. De cara a las personas existen unas raíces culturales en cada ciudad o país que determinan en gran parte sus hábitos, costumbres y mentalidad. Sabemos que el entorno moldea gran parte de lo que somos y en algunos lugares romper con esas culturas u ofrecer algo que se sale de lo tradicional, puede no ser bien recibido simplemente porque  las personas aún no están preparadas. Este tema cultural podemos evidenciarlo cuando viajamos y encontramos afuera un montón de cosas que nos sorprenden o nos “transportan al futuro”, pero que para quienes viven en aquel país que estamos visitando ya son normales.

Cuando viajamos a cazar tendencias, un ejercicio que nos encanta hacer en ImasD es ir a los supermercados y mercados locales. Allí, si miramos detenidamente, siempre encontramos muchas respuestas sobre esa cultura que estamos investigando, porque a través de los alimentos muchas veces logramos leer los estilos de vida de las personas, sus hábitos y, en ocasiones, aquellas raíces que rigen sus comportamientos.

Otra de las razones que pueden influir en estas reacciones es la percepción de valor frente aquel producto o servicio que se está ofreciendo, lo que implica, en algunas ocasiones, “educar” al consumidor a través de diversas estrategias. Por estas y otras razones es que hoy encontramos productos en Colombia, por ejemplo, que siguen siendo “de nicho” cuando en otros países están totalmente adoptados por grandes poblaciones.

Resumiendo lo anterior y desde nuestra experiencia, podríamos decir que definitivamente lo importante no es tener millones de páginas de información e ideas, sino la lectura estratégica que hacemos de estas. Realmente las tendencias globales ya las encontramos a un click de distancia y es aquí cuando los procesos creativos toman un rol fundamental, porque guían esa lectura y es la manera en la podemos llevar y adaptar esta información de forma adecuada a nuestros propósitos como marcas y a los entornos o contextos en los que nos vamos a mover.  

Sabemos que las marcas y negocios todo el tiempo están ideando, pensando y planeando cómo adelantarse al futuro. Nuestro consejo en estos procesos es frenar el acelerador y analizar estratégicamente todo lo que nos rodea nuevamente, para entender a profundidad cuáles son esos escalones que podemos empezar a subir, que si bien es probable que no nos lleven a crear la mayor “innovación” de la historia, al menos nos guiarán a aquello que sí represente un grado de disrupción significativo para las personas para las que estamos creando y que éstas sí estén en el momento para adoptarlo.

¿Cómo hacerlo? En ImasD no tenemos aún el mapa perfecto para llegar al tesoro, pero estamos aquí para acompañarlos a vivir esta travesía y que lo descubramos juntos. 

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0