Seamos una fábrica de ideas donde la creatividad sea nuestra materia prima

Por: Sebastián Castro
Febrero 29, 2024

En un mundo donde la innovación impulsa el progreso, el pensamiento divergente emerge como una herramienta a veces indispensable para desbloquear nuevas ideas y soluciones a problemas complejos. Explorar el concepto, su importancia en la creatividad y cómo las mentes creativas pueden cultivarlo para alcanzar nuevos horizontes puede prevenir fallas a corto, mediano y largo plazo.

Pero, ¿qué es el pensamiento divergente, entonces? ¿Y por qué sería tan valioso?

El pensamiento divergente es una de tantas formas de pensamiento no lineal, solo que este en particular involucra la generación de múltiples ideas y soluciones posibles para un problema dado. A diferencia del pensamiento convergente (por ejemplo) que se centra en encontrar la única respuesta correcta, el pensamiento divergente busca la expansión y exploración de la mayor cantidad de posibilidades.

Estar dispuesto a cuestionar suposiciones, explorar nuevas perspectivas y considerar ideas no convencionales es fundamental para el pensamiento divergente. El poder del contraste para la co creación nos sirve para entender de qué manera y hasta qué punto son mis ideas la opción más viable para solucionar un reto determinado. Y más allá del cuestionar y contrastar, también debemos saber y valorar la curiosidad como el motor del descubrimiento, pues es buscando activamente nuevas experiencias y aprendiendo de diversas fuentes que logramos mantener una mente abierta al cambio y nos adaptamos a las necesidades específicas de nuestras áreas de desempeño.

La capacidad de pensar de forma divergente se ha convertido en un activo invaluable; la creatividad ya no se limita al ámbito de las artes, sino que se ha articulado e implementado en tantas áreas e industrias que podríamos decir, incluso, que se hoy es un factor clave para la resolución de problemas en casi todas las áreas del conocimiento.

En un mundo donde la única constante es el cambio, cultivar esta habilidad se vuelve cada vez más crucial y valioso; tanto para las personas, como para las empresas. Durante los casi 20 años de trayectoria en ImasD, hemos integrado a nuestra cultura el pensamiento divergente y sus fortalezas, así hemos podido llevar a nuestros equipos aliados a abrazar la diversidad de ideas, perspectivas y posibilidades, desbloqueando así todo nuestro potencial creativo para encontrar soluciones innovadoras y pertinentes en medio de los desafíos que nos proponen.

Es a través de herramientas como los contrastes, los complementos y la colectividad en las ideas, que nos permitimos expandir nuestras propias fronteras en el pensamiento creativo. Con cada proyecto del que hacemos parte y con cada equipo con el que logramos trabajar a través del tiempo, hemos podido evidenciar que es posible contagiar esta forma de pensar y transformar la manera en que otros desarrollan el mindset innovador.

Shopping cart0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0