¿Cómo sería el mundo si no subestimáramos nuestro poder creador?

Por: Marcela Arango
Septiembre 29, 2022

Sí, leíste bien: “NUESTRO poder creador”. Tú también eres un creador, aunque a veces se te dificulte creerlo. Todos somos creativos, no para las mismas cosas o tareas, ni lo experimentamos de la misma forma o con el mismo proceso. Pero si todos empezáramos a valorar realmente el poder que tenemos y el impacto que podríamos generar si hacemos de esa creatividad una herramienta consciente, estaríamos caminando hacia un mundo distinto.

El entorno nos ha hecho creer que las empresas o las personas que logran verdaderas “innovaciones”, son las que marcan un hito en la historia o generan un cambio global. Esto nos ha alejado de confiar en la potencia de nuestra creatividad, ha minimizado nuestro valor como creadores e incluso nos ha generado bloqueos.

Hace unos meses nos invitaron a dictar una conferencia sobre creatividad para un grupo de emprendedores de la ciudad. La instrucción fue la siguiente: “Queremos que los inspiren y les enseñen que, por más sencillo que sea su emprendimiento y aunque éste haya nacido por necesidad o supervivencia, lo que hacen es importante y creativo”. 

Fue retador. Cambiar su mentalidad, reconectar a este grupo de personas con su creatividad y que se dieran cuenta que lo que hacen sí puede ser innovador, que la inspiración está en todas partes, que los actos sencillos y las decisiones cotidianas pueden impactar positivamente a otros, si se hacen de manera consciente y conectadas a un propósito.

Hoy, el objetivo de este artículo es invitarte a prender tu llama interna de creador, darte una pausa y pensar lo que te motiva a hacer lo que estás haciendo ahora mismo. Más allá de los números, de la rutina, de la necesidad o de lo que te exija un jefe. Nos referimos a conectar con un propósito interno que te haga vibrar.

Seas diseñador de profesión o no, eres humano, tienes un rol en el mundo y tomas decisiones. Tomar decisiones te hace un creador, porque cada decisión está ligada a una acción y esa acción puede impactar a otros y al mismo tiempo puede impactarte a ti. Con cada acción estas diseñando o creando algo: una realidad, un producto, una experiencia, una sensación.

No existe diferencia entre diseñar para otros y diseñar para nosotros mismos. El acto de diseñar, aunque sea para otros, es un proceso completamente nuestro, íntimo e intrínsecamente está conectado con nuestro viaje por al vida y la forma en la que percibimos el mundo.

Si como humanos dejáramos de subestimar nuestro poder creador, comenzáramos a tomar decisiones completamente conscientes —en todo sentido—, diseñáramos y construyéramos todo con un propósito y partiendo de que lo que entregamos al mundo no solo cambia a otros sino también a nosotros mismos, estaríamos construyendo productos, servicios, marcas y empresas mejores para las personas y el planeta.

Cerramos este artículo con un fragmento muy potente de la conferencia que dictó Francesca Zampollo durante la edición del Food Design Fest 2022, llamada La espiritualidad en el Food Design. Una conferencia que a varios de nosotros nos despertó muchas reflexiones y nuevas formas de ver y entender un proceso de diseño. 

“Todos los proyectos de diseño son un acto de autorrealización.

Todo con lo que interactúas en el mundo, te cambia.

Cada interacción con una persona, un servicio, un objeto o un lugar, te cambia.

Cada momento de interacción con algo que está fuera de nosotros, te cambia.

Simplemente porque aprendemos algo y crecemos, 

independientemente si esto ocurre de manera consciente o inconsciente.

Esto es inevitable, es la experiencia humana.

Como un proceso de diseño es algo con lo que interactúas,

todo lo que diseñas, te cambia.

Y la interacción entre personas que hacen parte del proceso, hace que esas personas también cambien.

Desde la perspectiva de los diseñadores. Cada proyecto de diseño, te cambia.

Las decisiones de diseño que tomas, el viaje y el proceso en el que te inmerges, te cambia.

Esto es inevitable, es la experiencia humana.

El proceso de diseño es un acto de consciencia. 

Las decisiones que tomas son conscientes. Tú las haces.

Y cuando diseñas siguiendo tu intuición.

Cuando un proyecto de diseño te permite identificar tu máximo potencial y desarrollar tus habilidades.

Cuando diseñas sintiendo que lo que propones habla de lo que eres y lo que quieres entregar al mundo. 

Se convierte en un acto de autorrealización.”

– Francesca Zampollo

Para ver la conferencia completa, puedes visitar el siguiente link: 

  • Spirituality in Food Design – Francesca Zampollo
  • Shopping cart
    Aún no agregaste productos.
    Seguir viendo
    0