Repensarnos y repensar los sistemas para diseñar mejores alimentos

Aprendizajes del Food Design Festival 2022

Por: Juana Mesa y Marcela Arango
Junio 28, 2022

Si hay algo que une todas las conversaciones y charlas que escuchamos durante los días de este Festival de Food Design, es la trascendencia que debemos darle a los alimentos y todo lo que les rodea, tomando como punto de partida la responsabilidad en el diseño que esta industria necesita. Resumir en un solo artículo todos los aprendizajes y reflexiones que tuvimos en esta inmersión de 5 días es complejo pero aquí les contaremos algunos de ellos.

Viajar a Madrid y escuchar tantas iniciativas desde múltiples vertientes del diseño que están trabajando por entregar mejores alimentos al mundo, mejores experiencias y mejores procesos, es totalmente inspirador y nos llena de motivación para seguir atendiendo una industria con tantos retos. Asegurar que la humanidad se pueda alimentar de la mejor manera posible, es algo que a cada rincón del mundo le compete y nos une. 

Hemos escuchado en múltiples ocasiones la frase “todos estamos conectados” y en el mundo de los alimentos esta no es una afirmación ajena. Haber crecido de manera global y sistemática como sociedad, implica tener dependencias de otros países para alimentar el nuestro.

Hace unos meses comenzamos a ver cómo una guerra que ocurre a miles de kilómetros, afecta la producción de varios alimentos en múltiples países y este hecho es el reflejo de una gran oportunidad de repensar nuestro sistema alimentario para evitar dependencias absolutas y reducir barreras de acceso a una buena alimentación, reconectarnos con lo local y educar en el potencial de lo propio. El conocimiento científico, la tecnología y el diseño son herramientas muy poderosas que pueden encaminar esta transformación.

Pero esta transformación no solo es trabajo de algunos, todos debemos ser partícipes del cambio: las empresas, los gobiernos, la academia y las personas. Si soñamos un mundo con una mejor alimentación para nosotros y el planeta, se deben transformar las culturas y los hábitos. Y esto solamente es posible si las ideas innovadoras que se están generando en la industria, son escalables para que todos tengan acceso a ellas. Es allí cuando se convierten en verdaderas soluciones que trascienden las modas o los nichos.

Para cerrar este artículo tenemos una última reflexión que nos dejó la conferencia de Francesca Zampollo y es que el diseño es un proceso de consciencia y autorrealización. Cuando diseñamos una marca, un nuevo modelo de negocio, un plato, un alimento, estamos diseñando para otros pero también para nosotros mismos.

Diseñar alimentos es una experiencia humana donde cada decisión que tomas habla de quien eres y de lo que quieres entregar al mundo. El impacto que generamos en otros, también lo estamos generando en nosotros mismos. Y cuando creemos en el verdadero poder que tienen los alimentos de cambiar vidas, nos hacemos realmente responsables del proceso de diseñarlos. 

No esperemos a que una regulación nos sacuda y nos obligue a diseñar mejores alimentos. Comencemos a reconocer y ser conscientes de las decisiones que tomamos como diseñadores, partiendo del propósito de que todos deberíamos trabajar por dejar un mundo mejor al que encontramos. Cada decisión cuenta, la manera en la que comemos transforma al mundo.

Les dejamos las grabaciones de algunas conferencias recomendadas que pueden complementar y profundizar este artículo.

Charlas recomendadas: 

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0