No existe un solo camino en el pensamiento creativo

Por: Sebastián Castro
Enero 30, 2024

Algo que aprendimos en el 2023 y que, de hecho, desde la contingencia del 2020 comenzamos a interiorizar, fue la idea de adelantarse a los hechos y tener planes para esas posibles realidades que ponen patas arriba el mundo entero.

Hemos notado que, a veces, los métodos de diseño enfocados en innovar basándose en el usuario se quedan cortos a la hora de cubrir necesidades o cumplir con expectativas futuras, puesto que frecuentemente emergen situaciones inesperadas que modifican toda la dinámica social, empresarial, de consumo, entre otras. No obstante, sí existe una manera de prepararse para ello: a través del diseño enfocado a este tipo de emergencias o situaciones inesperadas que puede traer el futuro.

En concordancia con algunos proyectos desarrollados en ImasD y varias conversaciones con nuestros clientes, hemos procurado realizar una búsqueda profunda de un método útil de planeación a futuro para las diversas industrias con las que trabajamos; y en medio de eso, encontramos el Future Design. Una estrategia emergente que con cada día que pasa toma más y más fuerza. Ahora, intentaremos explicarlo de manera corta:

El “Diseño de Futuros” (también llamado Futures Design) suena a desafío y se convierte, incluso, en un término apartado de nuestra comprensión al escucharlo por primera vez. Pero, en realidad, es una disciplina que une la creatividad con la anticipación; y se ha convertido en un faro luminoso en la era contemporánea para las agencias e industrias que tienen en sus planes innovar y ponerse a la vanguardia en sus respectivos campos de acción.

Tomando mucho del Design Thinking, que se trata del diseño centrado en el usuario, el Futures Thinking, como Método para el diseño de Futuros, se diferencia en que, en lugar de diseñar pensando en un usuario final, se diseña desde una perspectiva más colectiva y compleja, enfocando los retos que afecten a sociedades enteras desde perspectivas sistémicas y más generales. Además, no se trabaja sobre necesidades y problemas actuales, sino que se analizan tendencias presentes e interdisciplinarias con la intención de proyectar escenarios de incertidumbre futuros sobre los que se puedan diseñar y proponer nuevos procesos, productos, servicios y/o estrategias.

El diseño de futuros requiere una comprensión profunda de la realidad presente y una investigación precisa de las posibilidades que tiene ese mismo presente, así que no se trata simplemente de suponer sobre hipótesis, sino a través de una versión de la realidad futura lo más acertada posible, para así generar ideas realizables y óptimas.

Desde inteligencia artificial hasta biotecnología, las innovaciones tecnológicas sirven como cimientos para construir futuros que antes solo eran posibles en la ficción. Integrar estas tecnologías de manera ética y reflexiva es clave para diseñar futuros equitativos y sostenibles, partiendo del componente investigativo que se convierte en la base de todo.

En la intersección de la creatividad, la tecnología y la participación comunitaria, el Diseño de Futuros se convierte en una herramienta de arquitectura para el mañana, una ventaja estratégica frente a los retos venideros. Al mirar hacia adelante con esperanza y visión clara, el Futures Design nos invita a todos a ser co-creadores activos de las infinitas posibilidades que tiene el presente.

En ImasD ya nos estamos adelantando al futuro a través de espacios de investigación y co-creación con grupos diversos; y junto con nuestros clientes, pensando en diseñar y construir juntos el futuro que queremos y necesitamos para nuestra comunidad.

¿Tus proyectos están preparados para los posibles futuros que vienen en camino?

Esta nueva metodología tiene potencial y muchos campos por explorar, sólo imagina las ventanas de posibilidades si uno de estos clientes fueras tú…

Shopping cart0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0